COMPLETAS (Viernes Santo)

Invocación inicial

V: Ven, Oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor, a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén

Himno

  • A ti Señor del universo,

en esta noche suplicamos

que venga tu bondad le Padre

a bendecir nuestro descanso.

  • Y mientras el cuerpo reposa

vigile el corazón amante

y por la luz de tu palabra

nuestra oración sea constante.

  • Por este día que nos diste

a Ti, Dios Padre, damos gracias

a Jesucristo, Señor nuestro

y al que consuela nuestras almas. Amén

SALMO 30 (31)

En ti, Señor, me refugio:

no quede yo nunca defraudado;

tú que eres justo, ponme a salvo,

inclina tu oído hacia mí;

ven aprisa a librarme,

sé la roca de mi refugio,

un baluarte donde me salve,

tú que eres mi roca y mi baluarte;

por tu nombre dirígeme y guíame: *

sácame de la red que me han tendido, /

porque tú eres mi amparo.

En tus manos encomiendo mi espíritu:

tú, el dios leal, me librarás;

tú aborreces a los que veneran ídolos inertes, *

pero yo confío en el señor; /

tu misericordia sea mi gozo y mi alegría.

te has fijado en mi aflicción,

velas por mi vida en peligro;

no me has entregado en manos del enemigo,

has puesto mis pies en un camino ancho.

Piedad, Señor, que estoy en peligro: *

se consumen de dolor mis ojos, /

mi garganta y mis entrañas.

Mi vida se gasta en el dolor,

mis años, en los gemidos;

mi vigor decae con las penas,

mis huesos se consumen.

Soy la burla de todos mis enemigos,

la irrisión de mis vecinos,

el espanto de mis conocidos:

me ven por la calle y escapan de mí.

me han olvidado como a un muerto,

me han desechado como a un cacharro inútil.

Oigo el cuchicheo de la gente,

y todo me da miedo;

se conjuran contra mí

y traman quitarme la vida.

Pero yo confío en ti, Señor,

te digo: “tú eres mi dios”

en tu mano está mi destino:

líbrame de los enemigos que me persiguen;

haz brillar tu rostro sobre tu siervo,

sálvame por tu misericordia.

Señor, que no me avergüence de haberte invocado, *

que se avergüencen los malvados /

y bajen mudos al abismo;

queden mudos los labios mentirosos *

que profieren insolencias contra el justo /

con soberbia y desprecio.

Qué bondad tan grande, Señor,

reservas para tus fieles,

y concedes a los que en ti se refugian

a la vista de todos;

en el asilo de tu presencia los escondes

de las conjuras humanas;

los ocultas en tu tabernáculo,

frente a las lenguas pendencieras.

Bendito el Señor que ha hecho por mí /

prodigios de misericordia *

en la ciudad amurallada.

yo decía en mi ansiedad:

“me has arrojado de tu vista”;

pero tú escuchaste mi voz suplicante,

cuando yo te gritaba.

Amen al Señor, fieles suyos: *

el señor guarda a sus leales /

y paga con creces a los soberbios.

sean fuertes y valientes de corazón,

los que esperan en el Señor

Gloria…

ORACIÓN FINAL

Te pedimos, Dios todopoderoso, la gracia de asociar nuestro descanso al reposo de tu Hijo en el sepulcro, para que podamos resucitar a una vida nueva con Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

R. Amén.

CONMEMORACIÓN DE LOS HERMANOS AUSENTES

V. El auxilio de Dios esté siempre con nosotros.

R. Y con nuestros hermanos ausentes

BENDICIÓN

V. Descienda sobre nosotros la bendición de Dios todopoderoso,

Padre, Hijo y Espíritu Santo.

R. Amén.

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú