LAUDES

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Danos, Señor, la luz de un nuevo día

y tu misericordia la derrame

sobre los mansos, sobre los pequeños

y los que sufren injustica y hambre.

  • Que por tu amor vivamos más unidos

y que el que sufre, ya no sufra solo.

Da de beber tu sangre en este día

a los que tienen sed de ver tu rosto.

  • Tu claridad avance victoriosa;

no dejes en su noche a nuestras almas.

Que tu luz nos desnude y nos derribe

y nos haga crecer en esperanza.

  • Te lo pedimos, Padre, por tu Hijo

que para iluminarnos se hizo hombre;

por la luz del Espíritu asistidos

todo te lo pedimos en su nombre. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

El Señor ama a su pueblo, y adorna con la victoria a los humildes.

SALMO 149

Al que está sentado en el trono y al Cordero, la bendición, el honor, la gloria y el poder por los siglos de los siglos (Ap 5,13).

1

Canten al Señor un cántico nuevo, *

resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;

2          que se alegre Israel por su Creador,

los hijos de Sión por su Rey.

3          Alaben su nombre con danzas,

cántenle con tambores y cítaras;

4          porque el Señor ama a su pueblo.

y adorna con la victoria a los humildes.

5          Que los fieles festejen su gloria

y canten jubilosos en filas:

6          con vítores a Dios en la boca,

y espadas de dos filos en las manos;

7          para tomar venganza de los pueblos

y aplicar el castigo a las naciones,

8          sujetando a los reyes con argollas,

a los nobles con esposas de hierro.

9          Ejecutar la sentencia dictada *

es un honor para todos sus fieles. /

Gloria…

Antífona 1ra

El Señor ama a su pueblo, y adorna con la victoria a los humildes.

Antífona 2da

Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria.

SALMO 56 (57)

Los sumos sacerdotes celebraron consejo contra Jesús para darle muerte (Mt 27,1).

2          Misericordia, Dios mío, misericordia,

que mi alma se refugia en ti;

me refugio a la sombra de tus alas

mientras pasa la calamidad.

3          Invoco al Dios Altísimo,

al Dios que hace tanto por mí.

4          Desde el cielo me enviará la salvación, /

confundirá a los que ansian matarme, *

enviará su gracia y su lealtad.

5          Estoy echado entre leones

devoradores de hombres;»

sus dientes son lanzas y flechas,

su lengua es una espada afilada.

6          Elévate sobre el cielo, Dios mío,

y llene la tierra tu gloria.

7          Han tendido una red a mis pasos,

para que sucumbiera;

me han cavado delante una fosa,

pero han caído en ella.

8          Mi corazón está firme, Dios mío,

mi corazón está firme.

Voy a cantar y a tocar:

9          despierta, gloria mía

despierten, cítara y arpa,

despertaré a la aurora.

10        Te daré gracias ante los pueblos, Señor,

tocaré para ti ante las naciones:

11        por tu bondad que es más grande que los cielos

por tu fidelidad que alcanza a las nubes.

12        Elévate sobre el cielo, Dios mío,

y llene la tierra tu gloria.

Gloria…

Antífona 1ra

El Señor ama a su pueblo, y adorna con la victoria a los humildes.

Antífona 3ra

El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: 1S 2,1-10

Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes (Lc1,52).

1          Mi corazón se regocija por el Señor,

mi poder se exalta por Dios;

mi boca se ríe de mis enemigos,

porque gozo con tu salvación.

2          No hay santo como el Señor,

no hay roca como nuestro Dios.

3          No multipliquen discursos altivos,

no echen arrogancias por la boca,

porque el Señor es un Dios que sabe;

él es quien pesa las acciones.

4          Se rompen los arcos de los valientes,

mientras los cobardes se ciñen de valor;

5          los hartos se contratan por el pan,

mientras los hambrientos engordan;

la mujer estéril da a luz siete hijos,

mientras la madre de muchos queda baldía.

6          El Señor da la muerte y la vida,

hunde en el abismo y levanta;

7          da la pobreza y la riqueza,

humilla y enaltece.

8          El levanta del polvo al desvalido,

alza de la basura al pobre,

para hacer que se siente entre príncipes

y que herede un trono de gloria;

pues del Señor son los pilares de la tierra,

y sobre ellos afianzó el orbe.

9          El guarda los pasos de sus amigos, *

mientras los malvados perecen en las tinieblas,/

porque el hombre no triunfa por su fuerza.

10        El Señor desbarata a sus contrarios, /

el Altísimo truena desde el cielo, *

el Señor juzga hasta el confín de la tierra.

El da fuerza a su Rey,

exalta el poder de su Ungido.

Gloria…

Antífona 3ra

El Señor da la muerte y la vida, hunde en el abismo y levanta.

  1. Lectura breve

Del profeta Ezequiel                                                                         Ez 18,30b-32

Conviértanse y apártense de todas sus rebeldías, de manera que nada los haga caer en el pecado. Arrojen lejos de ustedes todas las rebeldías que han cometido contra mí y háganse un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué quieres morir, casa de Israel? Yo no deseo la muerte de nadie -oráculo del Señor- conviértanse, entonces, y vivirán.

  • Responsorio

V: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

V: Tú Espíritu me guíe por la tierra llana.

R: Tú eres mi Dios

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

  • Benedictus

Antífona

El servidor no es más grande que su señor. Si me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

El servidor no es más grande que su señor. Si me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Padre, que concedes a los justos el premio de sus méritos y el perdón a los pecadores que se arrepienten; ten piedad de quienes te suplicamos para que la confesión de nuestras culpas nos obtenga tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vie y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú