LAUDES

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Danos, Señor, la luz de un nuevo día

y tu misericordia la derrame

sobre los mansos, sobre los pequeños

y los que sufren injustica y hambre.

  • Que por tu amor vivamos más unidos

y que el que sufre, ya no sufra solo.

Da de beber tu sangre en este día

a los que tienen sed de ver tu rosto.

  • Tu claridad avance victoriosa;

no dejes en su noche a nuestras almas.

Que tu luz nos desnude y nos derribe

y nos haga crecer en esperanza.

  • Te lo pedimos, Padre, por tu Hijo

que para iluminarnos se hizo hombre;

por la luz del Espíritu asistidos

todo te lo pedimos en su nombre. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Todo ser que alienta alabe al Señor.

SALMO 150

Al Padre dé gloria la Iglesia con el Mesías Jesús, por la potencia del Espíritu Santo y por los siglos de los siglos. Amén (ver Ef3,21.20).

1   

Alaben al Señor en su templo, *

alábenlo en su fuerte firmamento.

2    Alábenlo por sus obras magníficas,

alábenlo por su inmensa grandeza.

3    Alábenlo tocando trompetas,

alábenlo con arpas y cítaras,

4    alábenlo con tambores y danzas,

alábenlo con trompas y flautas,

5    alábenlo con platillos sonoros,

alábenlo con platillos vibrantes.

Todo ser que alienta *

alabe al Señor.

Gloria…

Antífona 1ra

Todo ser que alienta alabe al Señor.

Antífona 2da

El justo crecerá como palmera se alzará como cedro del Líbano.

SALMO 91 (92)

Este salmo canta las maravillas realizadas en Cristo (San Atanasio).

2    Es bueno dar gracias al Señor

y tocar para tu nombre, oh Altísimo,

3    proclamar por la mañana tu misericordia

y de noche tu fidelidad,

4    con arpas de diez cuerdas y laúdes

sobre arpegios de cítaras:

5    porque tus acciones, Señor, son mi alegría

y mi júbilo las obras de tus manos.

6    ¡Qué magníficas son tus obras, Señor,

qué profundos tus designios!

7    El ignorante no los entiende

ni el necio se da cuenta.

8    Aunque germinen como hierba los malvados /

y florezcan los malhechores, *

serán destruidos para siempre,

^ú, en cambio, Señor,

eres excelso por los siglos.

10  Porque tus enemigos, Señor, perecerán,

los malhechores serán dispersados;

11  pero a mi me das la fuerza de un búfalo

y me unges con aceite nuevo.

12  Mis ojos despreciarán a mis enemigos,

mis oídos escucharán su derrota.

13  El justo crecerá como palmera,

se alzará como cedro del Líbano:

14  plantado en la casa del Señor,

crecerá en los atrios de nuestro Dios;

15  en la vejez seguirá dando fruto

y estará lozano y frondoso;

lü para proclamar que el Señor es justo,

que en mi roca no existe la maldad.

Gloria…

Antífona 2da

El justo crecerá como palmera se alzará como cedro del Líbano.

Antífona 3ra

Voy a proclamar el nombre del Señor: den gloria a nuestro Dios.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: DT 32,1-12

Todo esto sucedió para que aprendiéramos nosotros (1 Co 10,6).

1    Escuchen, cielos, y hablaré;

oye, tierra, los dichos de mi boca;

2    descienda como lluvia mi doctrina,

destile como rocío mi palabra;

como llovizna sobre la hierba,

como llovizna sobre el césped.

3    Voy a proclamar el nombre del Señor:

den gloria a nuestro Dios.

El es la Roca, sus obras son perfectas,

sus caminos son justos,

es un Dios fiel, sin maldad;

es justo y recto.

5    Hijos degenerados, se portaron mal con él,

generación malvada y pervertida.

6    ¿Así le pagas al Señor,

pueblo necio e insensato?

¿No es él tu padre y tu creador,

el que te hizo y constituyó?

7    Acuérdate de los días remotos,

considera las edades pretéritas,

pregunta a tu padre, y te lo contará,

a tus ancianos, y te lo dirán:

8    Cuando el Altísimo daba a cada pueblo su  heredad

y distribuía a los hijos de Adán,

trazando las fronteras de las naciones,

según el número de los hijos de Dios,

9    la porción del Señor fue su pueblo,

Jacob fue el lote de su heredad.

10  Lo encontró en una tierra desierta,

en una soledad poblada de aullidos:

lo rodeó cuidando de él,

lo guardó como a las pupilas de sus ojos.

11  Como el águila incita a su nidada,

volando sobre los pichones,

así extendió sus alas, los tomó

y los llevó sobre sus plumas.

12  El Señor solo los condujo,

no hubo dioses extraños con él.

Gloria…

Antífona 3ra

Voy a proclamar el nombre del Señor: den gloria a nuestro Dios.

  1. Lectura breve

Del Apocalipsis                                                                                Ap 3,19-20

Yo corrijo y reprendo a los que amo. ¡Reanima tu fervor y arrepiéntete! Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos.

  • Responsorio

V: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

V: Tú Espíritu me guíe por la tierra llana.

R: Tú eres mi Dios

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

  • Benedictus

Antífona

Yo soy la Luz del mundo: el que me sigue no andará en tinieblas.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Yo soy la Luz del mundo: el que me sigue no andará en tinieblas.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Te rogamos, Señor, que tu amor misericordioso dirija nuestros corazones porque sin tu ayuda no podemos agradarte. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú