LAUDES

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Danos, Señor, la luz de un nuevo día

y tu misericordia la derrame

sobre los mansos, sobre los pequeños

y los que sufren injustica y hambre.

  • Que por tu amor vivamos más unidos

y que el que sufre, ya no sufra solo.

Da de beber tu sangre en este día

a los que tienen sed de ver tu rosto.

  • Tu claridad avance victoriosa;

no dejes en su noche a nuestras almas.

Que tu luz nos desnude y nos derribe

y nos haga crecer en esperanza.

  • Te lo pedimos, Padre, por tu Hijo

que para iluminarnos se hizo hombre;

por la luz del Espíritu asistidos

todo te lo pedimos en su nombre. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Entren por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con himnos.

SALMO 99 (100)

Yo soy la puerta: el que entra por mí estará seguro (Jn 10,9).

1          Aclama al Señor, tierra entera, *

2          sirvan al Señor con alegría, /

entren en su presencia con cantos.

3          Sepan que el Señor es Dios: /

que él nos hizo y somos suyos, *

su pueblo y ovejas de su rebaño.

4          Entren por sus puertas con acción de gracias, *

por sus atrios con himnos, /

dándole gracias y bendiciendo su nombre:

5          «El Señor es bueno, *

su misericordia es eterna, /

su fidelidad por todas las edades».

Gloria…

Antífona 1ra

Entren por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con himnos.

Antífona 2da

Tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti.

SALMO 62 (63)

Madruga por Dios todo el que rechaza las obras de las tinieblas.

[2 Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;]

mi carne tiene ansia de ti,

como tierra reseca, agotada, sin agua.

            ¡Cómo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloria!

            Tu gracia vale más que la vida,

te alabarán mis labios.

            Toda mi vida te bendeciré

y alzaré las manos invocándote.

            Me saciaré con manjares deliciosos

y mis labios te alabarán jubilosos.

            En el lecho me acuerdo de ti

y velando medito en ti,

            porque fuiste mi auxilio,

y a la sombra de tus alas canto con júbilo;

            mi alma está unida a ti

y tu diestra me sostiene.

            Pero los que buscan mi perdición

bajarán a lo profundo de la tierra;

            serán entregados a la espada,

y echados como comida a los perros.

            Y el rey se alegrará con Dios, /

se felicitarán los que juran por su nombre,*

cuando tapen la boca a los traidores.

Gloria…

Antífona 2da

Tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti.

Antífona 3ra

Dios nuestro, nosotros te damos gracias.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: ICRO 29,10-13

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo (Ef 1,3).

10        ¡Bendito eres, Señor, /

Dios de nuestro padre Israel, *

por los siglos de lo siglos.

11        Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder

la gloria, el esplendor, la majestad;

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

tú eres rey y soberano de todo.

12        De ti viene la riqueza y la gloria;

tú eres Señor del universo,

en tu mano está el poder y la fuerza,

tú engrandeces y confortas a todos.

13        Por eso, Dios nuestro, *

nosotros te damos gracias, /

alabando tu Nombre glorioso.

Gloria…

Antífona 3ra

Dios nuestro, nosotros te damos gracias.

  1. Lectura breve

Del libro del Éxodo                                                                                     Ex 19,4-6a

Ustedes han visto cómo los conduje sobre alas de águila y los traje hasta mí. Ahora, si escuchan mi voz y observan mi alianza, serán mi propiedad exclusiva entre todos los pueblos, porque toda la tierra me pertenece. Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación que me está consagrada.

  • Responsorio

V: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

R: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

V: Mi pena no se aparta de mí.

R: Me aflige mi pecado.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

  • Benedictus

Antífona

El que tenga sed venga a mí; y beba el que cree en mí.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

El que tenga sed venga a mí; y beba el que cree en mí.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Señor Dios nuestro, que tu gracia nos ayude, para que vivamos siempre del aquel mismo amor que movió a tu Hijo a entregarse a la muerte por la salvación del mundo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú