LAUDES Del Domingo de la Pasión del Señor

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. La bandera del rey ya se adelantaSeñor,

y la cruz misteriosa en ella brilla;

esa Cruz en que Cristo sufrió muerte

y muriendo nos dio la eterna vida.

  • Allí estuvo su cuerpo suspendido

y fue herido por manos del soldado,

derramando su sangre enteramente

y borrando con ello los pecados.

  • En la cruz se cumplió perfectamente

lo que Dios por David profetizara,

cuando dijo a los pueblos de la tierra

«Nuestro Dios reinará desde un madero».

  • A ti, que eres la única esperanza,

te alabamos, oh Cruz y te rogamos

que acrecientes la gracia de los justos,

y el perdón de las culpas que llevamos.

  • A Dios Padre se eleve nuestros canto,

que nos dio a su Hijo Jesucristo,

que al morir por nosotros pecadores,

nos libro de la muerte y del castigo. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Tu trono está firme desde siempre, y Tú eres eterno.

SALMO 92 (93)

Reina el Señor, nuestro Dio*, dueño de todo; alegrémonos y gocemos, y démosle gracias (Ap 19, 6.7).

1    El Señor reina, vestido de majestad, /

el Señor, vestido y ceñido de poder: *

así está firme el orbe y no vacila.

2    Tu trono está firme desde siempre,

y tu eres eterno.

3    Levantan los ríos, Señor, /

levantan los ríos su voz, *

levantan los ríos su fragor;

4    pero más que la voz de aguas caudalosas, *

más potente que el oleaje del mar, /

más potente en el cielo es el Señor.

5    Tus mandatos son fieles y seguros, *

la santidad es el adorno de tu casa, /

Señor, por días sin término.

Gloria…

Antífona 1ra

Tu trono está firme desde siempre, y Tú eres eterno.

Antífona 2da

Señor, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.

SALMO 29 (30)

Cristo, después de su gloriosa resurrección, da gracias al Padre (Casiano).

2    Te ensalzaré, Señor, porque me has librado

y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.

3    Señor Dios mío, a ti grité,

y tú me sanaste.

4    Señor, sacaste mi vida del abismo,

me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.

5    Toquen para el Señor, fieles suyos,

den gracias a su nombre santo;

6    su cólera dura un instante,

su bondad, toda la vida;

al atardecer nos visita el llanto,

por la mañana, el júbilo.

7    Yo pensaba muy seguro:

«No vacilaré jamás».

8    Tu bondad, Señor, me aseguraba

el honor y la fuerza;

pero escondiste tu rostro,

y quedé desconcertado.

9    A ti, Señor, llamé,

supliqué a mi Dios:

10  «¿Qué ganas con mi muerte,

con que yo baje a la fosa?

¿Te va a dar gracias el polvo,

o va a proclamar tu lealtad?

11  Escucha, Señor, y ten piedad de mí,

Señor, socórreme».

12  Cambiaste mi tristeza en alegría,

mi vestido de luto en vestido de fiesta;

13  te cantará mi alma sin callarse,

Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre.

Gloria…

Antífona 2da

Señor, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.

Antífona 3ra

Tú, Señor, eres alabado y glorificado por los siglos.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: Dn 3,57-88.56

Alaben al Señor, sus siervos todos (Ap 19,5).

57  Criaturas todas del Señor, bendigan al Señor,

ensálcenlo con himnos por los siglos.

58  Ángeles del Señor, bendigan al Señor,

59  Cielos, bendigan al Señor.

60  Aguas del espacio, bendigan al Señor,

61  ejércitos del Señor, bendigan al Señor.

62  Sol y luna, bendigan al Señor,

63  astros del cielo, bendigan al Señor.

64  Lluvia y rocío, bendigan al Señor,

65  vientos todos, bendigan al Señor.

66  Fuego y calor, bendigan al Señor,

67  fríos y heladas, bendigan al Señor.

68  Rocíos y nevadas, bendigan al Señor,

69  témpanos y hielos, bendigan al Señor.

70  Escarchas y nieves, bendigan al Señor,

71  noche y día, bendigan al Señor.

72  Luz y tinieblas, bendigan al Señor,

73  rayos y nubes, bendigan al Señor.

74  Bendiga la tierra al Señor,

ensálcelo con himnos por los siglos.

75  Montes y cumbres, bendigan al Señor, *

76  cuanto germina en la tierra, /

bendiga al Señor.

77  Manantiales, bendigan al Señor,

78  mares y ríos, bendigan al Señor.

79  Cetáceos y peces, bendigan al Señor,

80  aves del cielo, bendigan al Señor.

81  Fieras y ganados, bendigan al Señor,

ensálcenlo con himnos por los siglos.

82  Hijos de los hombres, bendigan al Señor,

83  bendiga Israel al Señor.

84  Sacerdotes del Señor, bendigan al Señor,

85  siervos del Señor, bendigan al Señor.

86  Almas y espíritus justos, bendigan al Señor, *

87  santos y humildes de corazón, /

bendigan al Señor.

88  Ananías, Azarías y Misael, /

bendigan al Señor, *

ensálcenlo con himnos por los siglos.

Coro

Bendigamos al Padre, y al Hijo, /

con el Espíritu Santo, *

ensalcémoslo con himnos por los siglos.

56 Bendito el Señor en la bóveda del cielo,

alabado y glorioso y ensalzado por los siglos.

Antífona 3ra

Tú, Señor, eres alabado y glorificado por los siglos.

Antífona 4ta

Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, oh Sión.

SALMO 146 (147 A)

Señor, Dios eterno, alegres te alabamos y te cantamos gozosos (Himno Te Deum).

1

Alaben al Señor, que la música es buena, *

nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.

2    El Señor reconstruye Jerusalén,

reúne a los deportados de Israel,

3    él sana los corazones destrozados,

venda sus heridas.

4    Cuenta el numero de las estrellas,

a cada una la llama por su nombre.

5    Nuestro Señor es grande y poderoso,

su sabiduría no tiene medida.

6    El Señor sostiene a los humildes,

humilla hasta el polvo a los malvados.

7    Entonen la acción de gracias al Señor,

toquen la cítara para nuestro Dios;

8    que cubre el cielo de nubes,

preparando la lluvia para la tierra;

que hace brotar hierba en los montes,

para los que sirven al hombre;

9    que da su alimento al ganado,

y a las crías de cuervo que graznan.

10  No aprecia el vigor de los caballos,

no estima la agilidad del hombre:

11  el Señor aprecia a sus fieles,

que confían en su misericordia,

SALMO 147 (147 B)

12  Glorifica al Señor, Jerusalén;

alaba a tu Dios, Sión:

13  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,

y ha bendecido a tus hijos dentro de ti;

!4 ha puesto paz en tus fronteras,

te sacia con flor de harina;

15 él envía su mensaje a la tierra,

y su palabra corre veloz;

10 manda la nieve como lana,

esparce la escarcha como ceniza;

17  hace caer el hielo como migajas

y con el frío congela las aguas;

18  envía una orden, y se derriten,

sopla su aliento, y corren.

19  Anuncia su palabra a Jacob,

sus decretos y mandatos a Israel;

20  con ninguna nación obró así *

ni les dio a conocer sus mandatos.

Gloria…

Antífona 4ta

Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, oh Sión

  1. Lectura breve

Del profeta Zacarías                                                                         Za 9,9

!Alégrate mucho, hija de Sión! !Grita de júbilo, hija de Jerusalén! Mira que tu Rey viene hacia ti; él es justo y victorioso, es humilde y está montado sobre un asno, sobre cría de un asna.

  1. Responsorio

V: Te adoramos, oh Cristo y Te bendecimos.

R: Te adoramos, oh Cristo y Te bendecimos.

V: Porque por tu Cruz redimiste al mundo.

R: Y Te bendecimos.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Te adoramos, oh Cristo y Te bendecimos.

  1. Benedictus

Antífona

Padre mío, sí debo beber este cáliz, que se haga tu voluntad.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68  Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69  suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70  según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

75 Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72  realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73  y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74  Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75  le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76  Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77  anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78  Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79  para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Padre mío, sí debo beber este cáliz, que se haga tu voluntad.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

 Oración

Dios todopoderoso y eterno, tú que quisiste que nuestro Salvador se hiciese hombre y muriese en la cruz, para mostrar al género humano el ejemplo de una vida sumisa a tu voluntad; concédenos que las enseñanzas de su pasión nos sirvan de testimonio, y que un día participemos en su gloriosa resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor.

R: Demos gracias a Dios.

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú