LAUDES (III Domingo del Tiempo Pascual)

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

1 Himno

La fiesta de la Vida a comenzado!

La Iglesia engalanada hoy anuncia;

el Reino que llegó en Jesucristo,

Señor Resucitado. !Aleluya!

Uniste lo divino con lo humano

Palabra hecha carne por nosotros.

Subiste del Abismo victorioso;

la muerte fue vencida. !Aleluya!

Se alegra todo el mundo renacido

del agua y de la sangre redentora:

bautismo de los hijos en el Hijo.

La vida ya no muere. !Aleluya!

En la fracción del Pan y en el Vino,

la Pascua agradecidos, celebramos;

glorificando al Padre en el Espíritu

por Cristo, nuestro hermano. !Aleluya! Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Tu trono está firme desde siempre, y Tú eres eterno. !Aleluya!

SALMO 92 (93)

Reina el Señor, nuestro Dio*, dueño de todo; alegrémonos y gocemos, y démosle gracias (Ap 19, 6.7).

1    El Señor reina, vestido de majestad, /

el Señor, vestido y ceñido de poder: *

así está firme el orbe y no vacila.

2    Tu trono está firme desde siempre,

y tu eres eterno.

3    Levantan los ríos, Señor, /

levantan los ríos su voz, *

levantan los ríos su fragor;

4    pero más que la voz de aguas caudalosas, *

más potente que el oleaje del mar, /

más potente en el cielo es el Señor.

5    Tus mandatos son fieles y seguros, *

la santidad es el adorno de tu casa, /

Señor, por días sin término.

Gloria…

Antífona 1ra

Tu trono está firme desde siempre, y Tú eres eterno. !Aleluya!

Antífona 2da

De ti, Señor, viene la salvación y la bendición sobre tu pueblo. !Aleluya!

SALMO 3

Durmió el Señor el sueño de la muerte y resucitó del sepulcro pe que el Padre fue su ayuda (San Ireneo).

2    Señor, cuántos son mis enemigos,

cuántos se levantan contra mí;

3    cuántos dicen de mí:

«ya no lo protege Dios».

4    Pero tú, Señor, eres mi escudo y mi gloria,

tú mantienes alta mi cabeza.

5    Si grito invocando al Señor,

él me escucha desde su monte santo.

6    Puedo acostarme y dormir y despertar:

el Señor me sostiene.

7    No temeré al pueblo innumerable

que acampa a mi alrededor.

8    Levántate, Señor,

sálvame, Dios mío:

tú golpeaste a mis enemigos en la mejilla,

rompiste los dientes de los malvados.

9    De ti, Señor, viene la salvación

y la bendición sobre tu pueblo.

Gloria…

Antífona 2da

De ti, Señor, viene la salvación y la bendición sobre tu pueblo. !Aleluya!

Antífona 3ra

Cantemos un himno al Señor nuestro Dios !Aleluya!

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: DN 3,52-57

El Creador… es bendito por lo siglos (Rm 1,25).

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito tu nombre, santo y glorioso:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

53  Bendito eres en el templo de tu santa gloria:

a íi gloria y alabanza por los siglos.

54  Bendito eres sobre el trono de tu reino:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

55  Bendito eres tú, que sentado sobre querubines /

sondeas los abismos: *

a ti gloria y alabanza por los siglos.

56  Bendito eres en ia bóveda del cielo:

a ti honor y alabanza por los siglos.

57  Criaturas todas del Señor, bendigan al Señor,

alábenlo con himnos por los siglos.

Gloria…

Antífona 3ra

Cantemos un himno al Señor nuestro Dios !Aleluya!

Antífona 4ta

Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, oh Sión !Aleluya!

SALMO 146 (147 A)

Señor, Dios eterno, alegres te alabamos y te cantamos gozosos (Himno Te Deum).

1    ¡Aleluya! /

Alaben al Señor, que la música es buena, *

nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.

2    El Señor reconstruye Jerusalén,

reúne a los deportados de Israel,

3    él sana los corazones destrozados,

venda sus heridas.

4    Cuenta el numero de las estrellas,

a cada una la llama por su nombre.

5    Nuestro Señor es grande y poderoso,

su sabiduría no tiene medida.

6    El Señor sostiene a los humildes,

humilla hasta el polvo a los malvados.

7    Entonen la acción de gracias al Señor,

toquen la cítara para nuestro Dios;

8    que cubre el cielo de nubes,

preparando la lluvia para la tierra;

que hace brotar hierba en los montes,

para los que sirven al hombre;

9    que da su alimento al ganado,

y a las crías de cuervo que graznan.

10  No aprecia el vigor de los caballos,

no estima la agilidad del hombre:

11  el Señor aprecia a sus fieles,

que confían en su misericordia,

SALMO 147 (147 B)

12  Glorifica al Señor, Jerusalén;

alaba a tu Dios, Sión:

13  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,

y ha bendecido a tus hijos dentro de ti;

!4 ha puesto paz en tus fronteras,

te sacia con flor de harina;

15 él envía su mensaje a la tierra,

y su palabra corre veloz;

10 manda la nieve como lana,

esparce la escarcha como ceniza;

17  hace caer el hielo como migajas

y con el frío congela las aguas;

18  envía una orden, y se derriten,

sopla su aliento, y corren.

19  Anuncia su palabra a Jacob,

sus decretos y mandatos a Israel;

20  con ninguna nación obró así *

ni les dio a conocer sus mandatos. /

¡ Aleluya!

Gloria…

Antífona 4ta

Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, oh Sión. !Aleluya!

  1. Lectura breve

De los Hechos de los Apóstoles                                                                             Hch 10,40-43

Dios resucitó a Jesús al tercer día y le concedió que se manifestara, no a todo el pueblo, sino a testigos elegidos de antemano por Dios: a nosotros, que comimos y bebimos con él, después de su resurrección. Y nos envió a predicar al pueblo, y a atestiguar que él fue constituido por Dios Juez de vivos y muertos. Todos los profetas dan testimonio de él, declarando que los que creen en él reciben el perdón de los pecados, en virtud de su nombre.

  1. Responsorio

V: Este es el día en que actuó el Señor. !Aleluya, aleluya!

R: Este es el día en que actuó el Señor. !Aleluya, aleluya!

V: Es nuestra alegría y nuestro gozo.

R: !Aleluya, aleluya!

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Este es el día en que actuó el Señor. !Aleluya, aleluya!

  1. Benedictus

Antífona

Miren mis manos y mis pies: Soy Yo mismo. !Aleluya!.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68  Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69  suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70  según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

75 Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72  realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73  y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74  Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75  le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76  Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77  anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78  Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79  para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Miren mis manos y mis pies: Soy Yo mismo. !Aleluya!.

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

 Oración

Que tu pueblo, Señor, exulte siempre al verse renovado y rejuvenecido en el espíritu, y que la alegría de haber recobrado la adopción filial afiance su esperanza de resucitar gloriosamente. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor.

R: Demos gracias a Dios.

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú