LAUDES (Sábado primera Semana)

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Danos, Señor, la luz de un nuevo día

y tu misericordia la derrame

sobre los mansos, sobre los pequeños

y los que sufren injustica y hambre.

  • Que por tu amor vivamos más unidos

y que el que sufre, ya no sufra solo.

Da de beber tu sangre en este día

a los que tienen sed de ver tu rosto.

  • Tu claridad avance victoriosa;

no dejes en su noche a nuestras almas.

Que tu luz nos desnude y nos derribe

y nos haga crecer en esperanza.

  • Te lo pedimos, Padre, por tu Hijo

que para iluminarnos se hizo hombre;

por la luz del Espíritu asistidos

todo te lo pedimos en su nombre. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Ensalcen al Señor, Dios nuestro, póstrense ante su monte santo.

SALMO 98 (99)

Su nombre es santo (Le 1,49). Tú, Señor, que estás sentado sobre querubines, restauraste el mundo caído, cuando te hiciste semejante a nosotros (San Atanasio).

1    El Señor reina, tiemblen las naciones,

sentado sobre querubines, vacile la tierra.

2    El Señor es grande en Sión,

encumbrado sobre todos los pueblos.

3    Reconozcan tu nombre, grande y terrible:

«El es santo».

4    Reinas con poder y amas la justicia,

tú has establecido la rectitud;

tú administras la justicia y el derecho,

tú actúas en Jacob.

5    Ensalcen al Señor, Dios nuestro, /

póstrense ante el estrado de sus pies: *

«El es santo».

6    Moisés y Aarón con sus sacerdotes, /

Samuel con los que invocan su nombre, *

invocaban al Señor, y él respondía.

7    Dios les hablaba desde la columna de nube,

oyeron sus mandatos y la ley que les dio.

8    Señor, Dios nuestro, tú les respondías, *

tú eras para ellos un Dios de perdón, /

y un Dios vengador de sus maldades.

9    Ensalcen al Señor, Dios nuestro, /

póstrense ante su monte santo: *

«Santo es el Señor nuestro Dios».

Gloria…

Antífona 1ra

Ensalcen al Señor, Dios nuestro, póstrense ante su monte santo.

Antífona 2da

En la mañana hazme escuchar tu gracia, ya que confío en ti.

SALMO 142 (143)

El hombre no se justifica por cumplir la ley, sino por creer en Cristo Jesús (Ga 2,16).

1    Señor, escucha mi oración, /

tú que eres fiel, atiende a mi súplica; *

tú que eres justo, escúchame.

2    No llames ajuicio a tu siervo,

pues ningún hombre vivo es inocente frente a ti.

3    El enemigo me persigue a muerte,

empuja mi vida al sepulcro,

me confina a las tinieblas

como a los muertos ya olvidados.

4    Mi aliento desfallece,

mi corazón dentro de mí está yerto.

5    Recuerdo los tiempos antiguos,

medito todas tus acciones,

considero las obras de tus manos /

6    y extiendo mis brazos hacia ti: *

tengo sed de ti como tierra reseca.

7    Escúchame en seguida, Señor,

que me falta el aliento.

No me escondas tu rostro,

igual que a los que bajan a la fosa.

8    En la mañana hazme escuchar tu gracia,

ya que confío en ti.

Indícame el camino que he de seguir,

pues levanto mi alma a ti.

9    Líbrame del enemigo, Señor,

que me refugio en ti.

10  Enséñame a cumplir tu voluntad,

ya que tú eres mi Dios.

Tu espíritu, que es bueno,

me guíe por tierra llana.

11  Por tu nombre, Señor, consérvame vivo,

por tu clemencia, sácame de la angustia;

12  por tu gracia, destruye a mis enemigos, /

aniquila a todos los que me acosan, *

que siervo tuyo soy.

Gloria…

Antífona 2da

En la mañana hazme escuchar tu gracia, ya que confío en ti.

Antífona 3ra

Renueva los prodigios, repite los portentos, exalta tu mano, robustece tu brazo.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: SI 36,1-5.10-13

Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado Jesucristo (Jn 17,3).

1 Sálvanos, Dios del universo,

infunde tu terror a todas las naciones;

2    amenaza con tu mano al pueblo extranjero,

para que sienta tu poder.

3    Como les mostraste tu santidad

al castigarnos,

muéstranos así tu gloria

castigándolos a ellos:

4    para que sepan, como nosotros lo sabemos,

que no hay Dios fuera de ti

5    Renueva los prodigios, repite los portentos,

exalta tu mano, robustece tu brazo.

10  Reúne a todas las tribus de Jacob

y dales su heredad como antiguamente.

11  Ten compasión del pueblo /

que lleva tu nombre, *

de Israel, a quien nombraste tu primogénito;

12  ten compasión de tu ciudad santa,

de Jerusalén, lugar de tu reposo.

13  Llena a Sión de tu majestad,

y al templo, de tu gloria.

Gloria….

Antífona 3ra

Renueva los prodigios, repite los portentos, exalta tu mano, robustece tu brazo.

  1. Lectura breve

Del profeta Isaías                                                                              Is 1, 16-18

¡Lávense, purifíquense, aparten de mi vista la maldad de sus acciones! ¡Cesen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien! ¡Busquen el derecho, socorran al oprimido, hagan justicia al huérfano, defiendan a la viuda! Vengan, y discutamos dice el Señor: Aunque sus pecados sean como la escarlata, se volverán blancos como la nieve; aunque sean rojos como la púrpura, serán como la lana.

  • Responsorio

V: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

V: Tú Espíritu me guíe por la tierra llana.

R: Tú eres mi Dios

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Enséñame a cumplir tu voluntad: Tú eres mi Dios

  • Benedictus

Antífona

Somos coherederos de Cristo, ya que sufrimos con El para estar también con El en su gloria.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Somos coherederos de Cristo, ya que sufrimos con El para estar también con El en su gloria.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Señor, tú que realizas sin cesar la salvación de los hombres y concedes a tu pueblo, en los días de Cuaresma, gracias más abundantes, dígnate mirar con amor a tus elegidos y concede tu auxilio protector a los catecúmenos y a los bautizados. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú