LAUDES (Solemnidad a San José)

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Viviste del fecundo trabajo de tus manos,

obrero silencioso, humilde y buen José;

en tu jardín florece y crece a tu cuidado

la Vara de Jesé.

  • Creíste en el misterio sublime de María,

misterio del Dios Hombre que ella iba a dar a luz;

como lo dijo el ángel, tú mismo le pondrías

el nombre de Jesús.

  • Tu corazón de padre proteja a nuestra Iglesia

y traiga a la familia el don de la unidad;

que todos los que viven de su trabajo, obtengan

la justicia y el pan.

  • Presenta nuestros ruegos al Padre y a su Hijo

y al Espíritu Santo, autor de todo bien,

a los que juntos viven y reinan por los siglos

de los siglos. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

No temas recibir a María: lo engendrado en ella viene del Espíritu Santo.

SALMO 92 (93)

Reina el Señor, nuestro Dio*, dueño de todo; alegrémonos y gocemos, y démosle gracias (Ap 19, 6.7).

1    El Señor reina, vestido de majestad, /

el Señor, vestido y ceñido de poder: *

así está firme el orbe y no vacila.

2    Tu trono está firme desde siempre,

y tu eres eterno.

3    Levantan los ríos, Señor, /

levantan los ríos su voz, *

levantan los ríos su fragor;

4    pero más que la voz de aguas caudalosas, *

más potente que el oleaje del mar, /

más potente en el cielo es el Señor.

5    Tus mandatos son fieles y seguros, *

la santidad es el adorno de tu casa, /

Señor, por días sin término.

Gloria…

Antífona 1ra

No temas recibir a María: lo engendrado en ella viene del Espíritu Santo.

Antífona 2da

José, hijo de David, tú le pondrás por nombre Jesús.

SALMO 62 (63)

Madruga por Dios todo el que rechaza las obras de las tinieblas.

2          Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,

mi alma está sedienta de ti;

3          mi carne tiene ansia de ti,

como tierra reseca, agotada, sin agua.

4          ¡Cómo te contemplaba en el santuario

viendo tu fuerza y tu gloria!

5          Tu gracia vale más que la vida,

te alabarán mis labios.

6          Toda mi vida te bendeciré

y alzaré las manos invocándote.

7          Me saciaré con manjares deliciosos

y mis labios te alabarán jubilosos.

8          En el lecho me acuerdo de ti

y velando medito en ti,

9          porque fuiste mi auxilio,

y a la sombra de tus alas canto con júbilo;

10        mi alma está unida a ti

y tu diestra me sostiene.

11        Pero los que buscan mi perdición

bajarán a lo profundo de la tierra;

12        serán entregados a la espada,

y echados como comida a los perros.

13        Y el rey se alegrará con Dios, /

se felicitarán los que juran por su nombre,*

cuando tapen la boca a los traidores.

Gloria…

Antífona 2da

José, hijo de David, tú le pondrás por nombre Jesús.

Antífona 3ra

No había lugar para ellos en la posada.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: DN 3,52-57

El Creador… es bendito por lo siglos (Rm 1,25).

Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

Bendito tu nombre, santo y glorioso:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

53  Bendito eres en el templo de tu santa gloria:

a íi gloria y alabanza por los siglos.

54  Bendito eres sobre el trono de tu reino:

a ti gloria y alabanza por los siglos.

55  Bendito eres tú, que sentado sobre querubines /

sondeas los abismos: *

a ti gloria y alabanza por los siglos.

56  Bendito eres en ia bóveda del cielo:

a ti honor y alabanza por los siglos.

57  Criaturas todas del Señor, bendigan al Señor,

alábenlo con himnos por los siglos.

Gloria…

Antífona 3ra

No había lugar para ellos en la posada.

Antífona 4ta

Decía la gente: ¿No es éste el hijo del carpintero?

SALMO 150

Al Padre dé gloria la Iglesia con el Mesías Jesús, por la potencia del Espíritu Santo y por los siglos de los siglos. Amén (ver Ef3,21.20).

1

Alaben al Señor en su templo, *

alábenlo en su fuerte firmamento.

2    Alábenlo por sus obras magníficas,

alábenlo por su inmensa grandeza.

3    Alábenlo tocando trompetas,

alábenlo con arpas y cítaras,

4    alábenlo con tambores y danzas,

alábenlo con trompas y flautas,

5    alábenlo con platillos sonoros,

alábenlo con platillos vibrantes.

Todo ser que alienta *

alabe al Señor, /

Gloria…

Antífona 4ta

Decía la gente: ¿No es éste el hijo del carpintero?

  1. Lectura breve

Del segundo libro de Samuel                                                                        2S 7,28-29

Señor, tú eres Dios, tus palabras son leales y has prometido estos bienes a tu servidor. Dígnate bendecir la casa de tu servidor, para que ella permanezca siempre en tu presencia. Porque tú, Señor, has hablado, y con tu bendición la casa de tu servidor será bendita para siempre.

  • Responsorio

V: Jacob fue padre de José, esposo de María, de la que nación Jesús, llamado el Mesías.

R: Jacob fue padre de José, esposo de María, de la que nación Jesús, llamado el Mesías.

V: Obediente al Señor, él recibió a su esposa.

R: De la que nación Jesús, llamado el Mesías.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

V: Jacob fue padre de José, esposo de María, de la que nación Jesús, llamado el Mesías.

  • Benedictus

Antífona

Jesús quiso ser llamado hijo de José, el carpintero.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Jesús quiso ser llamado hijo de José, el carpintero.

  •  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Dios todopoderoso, que pusiste bajo la fiel custodia de san José los comienzos de la salvación humana, te pedimos que, por su intercesión, la Iglesia pueda llevarla a su plenitud. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vie y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú