LAUDES

  1. Invocación inicial

V: Ven, oh Dios, en mi ayuda.

R: Apresúrate, Señor a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y el Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

  1. Himno
  1. Danos, Señor, la luz de un nuevo día

y tu misericordia la derrame

sobre los mansos, sobre los pequeños

y los que sufren injustica y hambre.

  • Que por tu amor vivamos más unidos

y que el que sufre, ya no sufra solo.

Da de beber tu sangre en este día

a los que tienen sed de ver tu rosto.

  • Tu claridad avance victoriosa;

no dejes en su noche a nuestras almas.

Que tu luz nos desnude y nos derribe

y nos haga crecer en esperanza.

  • Te lo pedimos, Padre, por tu Hijo

que para iluminarnos se hizo hombre;

por la luz del Espíritu asistidos

todo te lo pedimos en su nombre. Amén.

  1. Antífonas y Salmos

Antífona 1ra

Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas.

SALMO 46 (47)

Está sentado a la derecha del Padre, y su reino no tendrá fin (Símbolo de la fe).

2          Pueblos todos, aplaudan.

Aclamen a Dios con gritos de júbilo:

3          porque el Señor es sublime y terrible,

emperador de toda la tierra.

4          El nos somete los pueblos

y nos sojuzga las naciones;

5          él nos eligió por heredad suya:

gloria de Jacob, su amado.

6          Dios asciende entre aclamaciones,

el Señor, al son de trompetas:

7          toquen para Dios, toquen,

toquen para nuestro rey, toquen;

8          porque Dios es el rey del mundo:

toquen con maestría.

9          Dios reina sobre las naciones,

Dios se sienta en su trono sagrado:

10        los príncipes de las naciones se reúnen

con el Pueblo del Dios de Abrahán,

porque de Dios son los grandes de la tierra,

y él es excelso.

Gloria…

Antífona 1ra

Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas.

Antífona 2da

Dios se manifiesta en Judá, su fama es grande en Israel.

SALMO 75 (76)

Verán al Hijo del Hombre venir sobre las nubes (Mt 24,30).

[2 Dios se manifiesta en Judá,

su fama es grande en Israel;]

3          su tabernáculo está en Jerusalén,

su morada en Sión.

4          Allí quebró los relámpagos del arco,

el escudo, la espada y la guerra.

5          Tú eres deslumbrante, magnífico,

con montones de botín conquistados.

6          Los valientes duermen su sueño,

y a los guerreros no les responden sus brazos.

7          Con un bramido, oh Dios de Jacob,

inmovilizaste carros y caballos.

8          Tú eres terrible; ¿quién resiste frente a ti

al ímpetu de tu ira?

9          Desde el cielo proclamas la sentencia:

la tierra teme sobrecogida,

10        cuando Dios se pone en pie para juzgar,

para salvar a los humildes de la tierra.

11        La cólera humana tendrá que alabarte,

los que sobrevivan al castigo te rodearán.

12        Hagan votos al Señor y cúmplanlos,

y traigan los vasallos tributo al Temible:

13        él deja sin aliento a los príncipes,

y es temible para los reyes del orbe.

Gloría…

Antífona 2da

Dios se manifiesta en Judá, su fama es grande en Israel.

Antífona 3ra

Convertiré su tristeza en alegría, los alegraré y aliviaré sus penas.

CÁNTICO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: JR 31,10-14

Jesús iba a morir para reunir a los hijos de Dios dispersos (Jn

11 51.52.).

10        Escuchen, pueblos, la palabra del Señor,

anúncienla en las islas remotas:

El que dispersó a Israel lo reunirá,

lo guardará como pastor a su rebaño.

11        Porque el Señor redimió a Jacob,

lo rescató de una mano más fuerte.

12        Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión,

afluirán hacia los bienes del Señor

hacia el trigo y el vino y el aceite,

y los rebaños de ovejas y de vacas;

su alma será como un huerto regado

y no volverán a desfallecer.

13        Entonces se alegrará la doncella en la danza,

gozarán los jóvenes y los viejos;

convertiré su tristeza en alegría,

los alegraré y aliviaré sus penas.

14        Alimentaré a los sacerdotes con manjares,

y mi pueblo se saciará de mis bienes.

Gloria…

Antífona 3ra

Convertiré su tristeza en alegría, los alegraré y aliviaré sus penas.

  1. Lectura breve

                                                                                                           Cf 1 R 8,51-53a

Somos tu pueblo y tu herencia. Que tus ojos estén abiertos a la súplica de tu pueblo Israel, para escucharlos cada vez que te invoquen, porque tú los separaste para ti de entre todos los pueblos, a fin de que fueran tu herencia.

  1. Responsorio

V: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

R: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

V: Mi pena no se aparta de mí.

R: Me aflige mi pecado.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R: Yo confieso mi culpa; me aflige mi pecado.

  1. Benedictus

Antífona

Escuchen mi voz, y yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo.

CÁNTICO DE ZACARÍAS (LC 1,68-79)

68        Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

69        suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo;

70        según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

71        Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

72        realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza,

73        y el juramento que juró

a nuestro padre Abraham.

74        Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

75        le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

76        Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, *

porque irás delante del Señor, /

a preparar sus caminos,

77        anunciando a su pueblo la salvación,

el perdón de sus pecados.

78        Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto,

79        para iluminar a los que viven en tinieblas

y en sombra de muerte;

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz.

Gloria…

Antífona

Escuchen mi voz y yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo.

  1.  

V: Señor, ten piedad

R: Cristo, ten piedad

V: Señor ten piedad

  •  

Padre Nuestro, que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino,

hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,

no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

Oración

Te pedimos humildemente, Señor, que, a medida que se acerca la fiesta de nuestra salvación, vaya creciendo en intensidad nuestra entrega para celebrar dignamente el misterio Pascual. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

V: Bendigamos al Señor

R: Demos gracias a Dios

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú