VISPERAS (Sábado de la Octava de Pascua)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Ven, oh Dios en mi ayuda

R. Apresúrate, Señor, a socorrerme.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo

Como era en el principio, ahora y siempre,

Por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya!  

HIMNO

Caminaban, Señor, a tu lado

de regreso y ya sin esperanza,

sin saber que Tú ibas con ellos

en la tarde que ya declinaba

Tu palabra les fue iluminando

El misterio de las profecías,

Y sintieron arder en su pecho

Una llama que no comprendían.

Al llegar al final del camino

Te invitaron, Señor, a su mesa,

Y fue entonces que Te conocieron

Al partirles el pan de la cena.

Con la luz encendida en el alma

Reanduvieron la noche de vuelta

Anunciando a los otros hermanos:

¡El Señor está vivo, de veras!

Manifiéstanos, Padre a tu Hijo

Que Tú hiciste surgir de los muertos;

Que el Espíritu Santo dé vida

A los hombres que en Cristo creyeron.

Antífona 1:

Se produjo un gran temblor de tierra: el ángel del Señor bajó del cielo; aleluya, aleluya.

SALMO 112 (113)

Ha mirado la humildad de su servidora… ¡Su nombre es Santol (Le 1,48.49).

1 Aleluya

Alaben, siervos del Señor, * alaben el nombre del Señor.

2    Bendito sea el nombre del Señor,

ahora y por siempre:

3    de la salida del sol hasta su ocaso,

alabado sea el nombre del Señor.

4    El Señor se eleva sobre todos los pueblos,

su gloria sobre el cielo.

5    ¿Quién como el Señor Dios nuestro

que se eleva en su trono,

6    y se inclina para mirar

al cielo y a la tierra?

7    Levanta del polvo al desvalido,

alza de la basura al pobre,

8    para sentarlo con los príncipes,

los príncipes de su pueblo;

9    a la estéril le da un puesto en la casa *

como madre feliz de hijos.

Aleluya.

Gloria…

Antífona 1:

Se produjo un gran temblor de tierra: el ángel del Señor bajó del cielo; aleluya, aleluya.

Antífona 2:

El ángel del Señor hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella ¡Aleluya, aleluya!

SALMO 113 (114)

Nuestra patria está en los cielos y de allí esperamos que venga nuestro Salvador Jesucristo, que transfigurará nuestros cuerpos mortales (ver Flp 3, 20.21).

1    Cuando Israel salió de Egipto,

los hijos de Jacob, de un pueblo balbuciente.

2    Judá fue su santuario,

Israel fue su dominio.

3    El mar, al verlos, huyó,

el Jordán se echó atrás;

4    los montes saltaron como carneros,

las colinas, como corderos.

5    -¿Qué te pasa, mar, que huyes,

y a ti, Jordán, que te echas atrás?

6    ¿Y a ustedes, montes, que saltan como carneros;

colinas, que saltan como corderos?

7    En presencia del Señor se estremece la tierra,

en presencia del Dios de Jacob:

8    que transforma las peñas en estanques,

el pedernal en manantiales de agua.

Gloria…

Antífona 2:

El ángel del Señor hizo rodar la piedra del sepulcro y se sentó sobre ella ¡Aleluya, aleluya!

Antífona 3:

Brillaba como un relámpago, y sus vestiduras eran blancas como la nieve ¡Aleluya, aleluya!

SALMO 113 B (115)

Yo los recogeré y seré un Padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos, dice el Señor, el Omnipotente (2 Co 2,17-18).

[9(1) No a nosotros, Señor; no a nosotros, /

sino a tu nombre da la gloria: *

por tu bondad, por tu lealtad.]

10  (2) ¿Por qué han de decir las naciones:

«Dónde está su Dios»?

11  (3) -Nuestro Dios está en el cielo,

lo que quiere lo hace.

12  (4) Sus ídolos, en cambio, son plata y oro,

hechura de manos humanas:

13 (5) tienen boca y no hablan,

tienen ojos y no ven,

14(6) tienen orejas y no oyen,

tienen nariz y no huelen,

15  (7) tienen manos y no tocan, /

tienen pies y no andan, *

no tiene voz su garganta.

16  (8) Que sean igual los que los hacen,

cuantos confían en ellos.

17  (9) Israel confía en el Señor:

él es su auxilio y su escudo;

18  (10) la casa de Aarón confía en el Señor:

él es su auxilio y su escudo;

19  (11) los fieles del Señor confían en el Señor:

él es su auxilio y su escudo.

20  (12) Que Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga

bendiga a la casa de Israel, /

bendiga a la casa de Aarón;

21  (13) bendiga a los fieles del Señor,

pequeños y grandes.

22  (14) Que el señor los acreciente,

a ustedes y a sus hijos

23  (15) benditos sean del Señor,

que hizo el cielo y la tierra.

24  (16) el cielo pertenece al Señor,

la tierra se la ha dado a los hombres.

25  (17) Los muertos ya no alaban al Señor,

ni los que bajan al silencio.

26(18) Nosotros sí, bendeciremos al Señor, *

ahora y por siempre.

Aleluya.

Gloria…

Antífona 3:

Brillaba como un relámpago, y sus vestiduras eran blancas como la nieve ¡Aleluya, aleluya!

Antífona 4:

¡Aleluya, aleluya!

  1. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios
  2. ¡Aleluya!
  3. Porque sus juicios son verdaderos y justos. Amén
  4. ¡Aleluya, aleluya!
  5. Alaben al Señor sus siervos todos
  6. ¡Aleluya!
  7. Los que le temen pequeños y grandes
  8. ¡Aleluya, aleluya!
  9. Porque reina el Señor nuestro Dios, dueño de todo
  10. ¡Aleluya!
  11. Alegrémonos y gocemos y démosle gracias
  12. ¡Aleluya, aleluya!
  13. Llegó la boda del Cordero
  14. ¡Aleluya!
  15. Su esposa se ha embellecido
  16. ¡Aleluya, aleluya!

Lectura de la Sagrada Escritura

De la primera carta de San Pedro 1P 2,9-10

Ustedes son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido para anunciar las maravillas de aquel que los llamó de la tinieblas a su admirable luz: ustedes, que antes no eran un pueblo, ahora son el pueblo de Dios; ustedes, que antes no habían obtenido misericordia, ahora la han alcanzado.

RESPONSORIO

V. Este es el día en que actúo el Señor *Aleluya, aleluya!

R. Este es el día en que actúo el Señor *Aleluya, aleluya!  

V. Es nuestra alegría y nuestro gozo  

R. Aleluya, aleluya! 

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

R. Este es el día en que actúo el Señor *Aleluya, aleluya!

MAGNIFICAT

Antífona

Jesús le dijo a Tomás: Ahora crees porque me has visto, felices los que crean sin haber visto. ¡Aleluya! !Aleluya

Cántico de la Virgen María (Le 1,46-55).

46        Proclama mi alma

la grandeza del Señor,

47        se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;

48        porque ha mirado la humillación n de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones

49        porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

su nombre es santo *

50        y su misericordia llega a sus fieles /

de generación en generación.

51        Él hace proezas con su brazo:

dispersa a los soberbios de corazón,

52        derriba del trono a los poderosos

y enaltece a los humildes,

53        a los hambrientos los colma de bienes

y a los ricos los despide vacíos.

54        Auxilia a Israel, su siervo,

acordándose de la misericordia.

55 Como lo había prometido a nuestros padres,

en favor de Abrahán y su descendencia, por siempre.

Gloria…

Antífona

Jesús le dijo a Tomás: Ahora crees porque me has visto, felices los que crean sin haber visto. ¡Aleluya! !Aleluya!  

ORACIÓN FINAL

Dios de eterna misericordia, que en cada celebración de la Pascua reavivas la fe del pueblo a ti consagrado; acrecienta en nosotros tu gracia para que comprendamos mejor la excelencia del bautismo que nos purificó, del poder que nos hizo renacer y de la sangre que nos redimió. Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

R: Amén

BENDIGAMOS

V. Bendigamos al Señor, ¡Aleluya, aleluya!

R. Demos gracias a Dios, ¡Aleluya, Aleluya!

OSB

Monasterio Benedictino del Paraguay. Fundada en 1984 por el Monasterio de Santa María de Los Toldos Argentina. Actualmente pertenecemos a la confederación Benedictina de la Santa Cruz del Cono Sur, formado por los monasterios, tanto de monjas y monjes que están en Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay.
Cerrar menú